En

Mandala

Esta composición va de equilibrio. Se trata de conseguir una compensación entre espacios mediante patrones de colores opuestos. Todos los detalles, desde una insignificante rayita, hasta un punto, reposan en armonía formando una única pieza.

Relacionado